El artículo original fue redactado en árabe y posteriormente traducido y adaptado al español para ampliar su accesibilidad y comprensión.

En cada nueva temporada de fútbol, se reavivan las discusiones sobre los traductores en los clubes y los desafíos continuos que enfrentan al interactuar con los medios y asegurar una precisa transmisión de las palabras de entrenadores y jugadores. Estos desafíos no solo se limitan a la falta de precisión en las traducciones durante las conferencias de prensa, sino que se extienden a los entresijos del juego, los vestuarios y la comunicación con los jugadores.

En ocasiones, estos desafíos pueden resultar en errores cruciales que afectan el rendimiento del equipo en partidos específicos. Los medios enfrentan numerosas dificultades al lidiar con los traductores de los clubes, ya que no hay una supervisión adecuada, y los comités profesionales no regulan su trabajo, a pesar de supervisar las conferencias de prensa a lo largo de las temporadas de fútbol.

Durante la última temporada, surgieron crisis debido a la falta de traductores profesionales y decisiones de entrenadores que optaron por prescindir de ellos, generando obstáculos que afectaron su desempeño y, en algunos casos, llevaron a su salida.

Por ejemplo, un entrenador brasileño en un club de Emiratos Árabes Unidos decidió prescindir de un traductor a pesar de no dominar el idioma local y optó por confiar en un miembro del cuerpo técnico, lo que generó numerosos problemas y, eventualmente, su partida sin lograr resultados significativos.

En otro club, durante la presentación de un nuevo entrenador, la traducción en una conferencia de prensa fue deficiente, lo que afectó la comprensión de los periodistas y creó un ambiente incómodo. Además, un equipo tuvo problemas en la contratación de un destacado entrenador extranjero, y la solución fue recurrir a un miembro del equipo que hablaba el idioma del entrenador después de haber jugado en un país de habla italiana.

En otro caso, un entrenador negó declaraciones atribuidas a él en los medios locales, y cuando se le enfrentó con pruebas, afirmó que el traductor malinterpretó el significado. Este incidente llevó a la salida del traductor al final de la temporada.

El trabajo de los traductores de clubes requiere criterios de selección específicos, centrándose en la capacidad de traducir la jerga del fútbol y transmitir información de manera confiable. La supervisión activa de estos traductores y la establecimiento de condiciones por parte de los comités profesionales son fundamentales para evitar problemas durante las conferencias de prensa después de los partidos.

En resumen, la gestión de la traducción en el fútbol presenta desafíos recurrentes, desde la falta de regulación hasta la selección adecuada de traductores. La intervención de comités profesionales y la implementación de pruebas pueden ser clave para mejorar esta situación y garantizar una comunicación fluida y precisa en el mundo del fútbol.

Artículo original en árabe en este enlace.