01/17/2024- Costa del Marfil

Marruecos se encuentra en el umbral de una nueva campaña en la Copa Africana de Naciones, un año y medio después de alcanzar las semifinales en la Copa del Mundo, un logro histórico para el país. El equipo, dirigido por Walid Regragui, inicia su participación en el torneo este miércoles con el estatus de favorito, pero también con la presión que conlleva esa posición destacada.

En busca de consolidar la confianza desde el inicio, los Leones del Atlas se enfrentarán a Tanzania, un rival clasificado modestamente en el puesto 121 de la FIFA. Aunque en teoría, Marruecos tiene la ventaja, contar con todos los protagonistas de la exitosa campaña en Catar, desde el arquero Yassine Bounou hasta el lateral Achraf Hakimi, y el regreso del lesionado Amine Harit, el equipo es consciente de que el papel no siempre se traduce en resultados.

Walid Regragui, el seleccionador, ha expresado abiertamente sus ambiciones para el torneo, declarando su deseo de “al menos llegar a las semifinales”. Esto refleja la confianza y la determinación del equipo para superar los desafíos y expectativas que se avecinan.

Sin embargo, la historia reciente de Marruecos en la Copa Africana de Naciones presenta una paradoja. A pesar de su rendimiento constante en la Copa del Mundo, el equipo solo ha logrado ganar una vez la CAN en 18 participaciones, y eso fue en 1976. Desde entonces, han experimentado una serie de decepciones, incluida una eliminación en los cuartos de final en la última edición de 2021, enfrentándose a Egipto, quien posteriormente llegó a la final.

Superar esta “maldición” se convierte en un desafío adicional para Marruecos en su búsqueda de éxito en la Copa Africana de Naciones. A pesar de los obstáculos, el equipo confía en que la combinación de experiencia, talento y determinación les permitirá alcanzar y superar sus objetivos en el torneo continental.

AE